columpio vacío

Así sería todo sin…

… nuestros clientes y clientas

No recordamos si era una mañana soleada o nubosa, lo que sí recordamos es que en una de tantas conversaciones sobre diseños y encargos surgidas aquí, en el estudio de Minimizán, hubo un día en el que fuimos amontonando pareados. Accidentales, repentinos, involuntarios, de esos que te das cuenta de que una frase rima justo después de decirla. Y así, tan tontamente, nació la idea de crear esta rima libre dedicada a nuestros clientes y clientas. Si bien su forma es jovial y entretenida también debe apreciarse su fondo porque encierra verdades tan grandes como un rorcual. Va por ustedes.

 

Como jardín sin flores,
Como función sin espectadores,
Como mayo sin ruiseñores,
Como nervios sin temblores,
Como paleta sin colores.

Como galletas sin surtido,
Como correo no leído,
Como roto sin descosido,
Como deseo desatendido,
Como diseñar sin contenido.

Como truco sin trato,
Como curiosidad sin gato,
Como Cenicienta sin zapato,
Como detective sin olfato,
Como diseñar sin formato.

Como boceto sin tachón,
Como bingo sin cartón,
Como picar sin aguijón,
Como Aquiles sin talón,
Como diseño sin función.

Como historia sin pasado,
Como empezar por el tejado,
Como chiste mal contado,
Como calcetín desparejado,
Como usuario bloqueado.

Como río sin afluente,
Como crear sin aliciente,
Como germinar sin simiente,
Como fe sin creyente,
Como encargo sin cliente.

 

 

Gracias por leernos con tanta atención,
Amaya y Sergio – Minimizán